¿ESTOY PREPARADO PARA UN TREKKING?

Realizar un trekking de varios días es una de las experiencias más gratificantes que un amante de las montañas puede realizar. Pero ¿estoy preparado para un trekking?

Es frecuente pensar esto antes de hacer el primero, incluso después, si estoy realmente preparado físicamente o no. Las dudas surgen, están ahí, y a veces nos asaltan cuando menos te lo esperas.

Llega el otoño, haces algunas salidas con esa luz increíble que solo esta estación tiene, y empiezas a soñar, a pensar en la próxima primavera o verano.

¿por que no hacer ese trekking que llevo tanto tiempo deseando? ¿estaré preparado?

Primeros consejos

Chequeo médico

Es curioso, pero la gran mayoría de personas que practican deporte y/o actividades de montaña, no se someten de forma periódica a un chequeo o revisión médica.

Parece como si este tipo de control solo fuera necesario para los deportistas profesionales o de élite. Nada más lejos de la realidad.

Dependiendo de la edad, peso, frecuencia y tipo de actividad deportiva, y lesiones o patologías, nuestro médico podrá recomendarnos ciertos límites en la intensidad e incluso el tipo de ejercicio.

También es muy recomendable hacer una Prueba de Esfuerzo. Se trata de un examen de la resistencia física para observar la respuesta del corazón, si sufre algún daño, determinar la frecuencia cardiaca y si late de forma regular.

Planifica

Seas o no una persona ordenada o metódica, planificar un entrenamiento de cara a poder realizar el Trekking, hará más fácil de mantener la disciplina e ir cumpliendo objetivos.

De igual manera será más factible diseñar un programa con un aumento gradual de esfuerzo, que nos llevará a ir superándonos en lo físico y reforzándonos en lo emocional.

Ayuda técnica

Existen numerosos gadgets electrónicos y aplicaciones para nuestro smartphone, que nos ayudaran en la planificación y control de nuestro entrenamiento, así como de la progresión y retos conseguidos.

Los hay que también nos aportan valores como la frecuencia cardiaca, pudiendo establecer límites.

Otros nos facilitaran ejercitar la musculatura de forma ordenada y dirigida, o nos indicaran la ruta si son tipo GPS, o nos acompañaran con música o nos alumbran el camino.

Un sin fin de posibilidades, para motivarnos y ayudarnos a progresar en nuestra preparación para realizar un trekking de varios días con garantías de disfrutar y no sufrir. O al menos, que sea poco, jejejejeje

Entrenar

Prepara tu cuerpo

Es increíble como con un poco de ejercicio realizado de forma constante, nuestras capacidades de hacer cosas que creíamos solo asequibles para otros, se vuelven una realidad.

Cada persona es un mundo, así como el entrenamiento que ha de realizar de cara a un trekking de varios días.

Si nuestro objetivo es un recorrido de más de una semana, con rutas de 15-20km de media al día, hablamos de un trekking de 100-120 km mínimo y dependiendo del lugar tendrá también unos desniveles cercanos a los 5.000 mt +.

Esto nos lleva a dividir nuestro entrenamiento en dos grandes bloques:

Aeróbico

Correr, nadar o ciclismo, son los tres mejores ejercicios que nos llevaran a mejorar nuestra capacidad aeróbica, al tiempo que nos ayudaran a ganar confianza.

La frecuencia e intensidad vendrán determinadas según el planning desarrollado. Pero en los comienzos una buena orientación es sentirse al finalizar la actividad fatigado, en el plano cardiovascular, pero no agotado o exausto.

La progresión gradual será siempre más efectiva y reducirá el riesgo de lesiones. Las prisas son malas consejeras.

Resistencia

El otro elemento necesario en nuestra preparación: ganar en resistencia y fuerza muscular.

Muchas personas creen que con mejorar la capacidad aeróbica es suficiente. Por otra parte, siempre es más divertido salir a entrenar con la bici o a correr, que ponerte a hacer «musculo».

Pero nuestro cuerpo es un equilibrio de fuerzas y esfuerzos constante. Y cuando caminamos o ascendemos una montaña, todo suma o resta. Y nuestra capacidad de resistencia a los esfuerzos continuados de llevar una mochila, subir o bajar piernas por senderos empinados, van a demandar de nuestro cuerpo algo más que esfuerzo aeróbico.

Ejercicios para ganar resistencia hay muchos: sentadillas, plancha, paso atras, push up, etc

Lo ideal es una tabla de ejercicios dirigida, bien por un profesional en vivo, tipo gimnasio o entrenador personal en vivo o a distancia.

Las salidas frecuentes a la montaña para rutas de esfuerzo medio nos aportaran también resistencia, al tiempo que nos ayudaran a ir ganando confianza en como movernos y sortear dificultades, diferentes tipos de terreno, etc.

Prepara tu mente

La preparación mental para un trekking de largo recorrido es igual de importante que la física. Poner el foco en el objetivo y trabajar mentalmente en la consecución del mismo, requiere tiempo y estrategia.

La actitud positiva es fundamental, creer en conseguir lograrlo es la mitad del camino.

¿y como se trabaja o prepara la mente?

A grandes rasgos y dependiendo del tipo de persona, el apoyarse en otros es una de las mejores formas. Planificar con semanas o meses de antelación, estudiar los recorridos, preparar la logística.

Probar la mochila con un peso similar al que llevaras, testar nuevos materiales, comparar, coger ideas de compañeros….

Para los más «verdes» hacer un curso de progresión en montaña, orientación, manejo de mapas o brújula, os dará ese extra de confianza que una vez en el trekking, hará que el disfrute sea mayor.

Reflexión

¿estoy preparado para un trekking?

Puede que hoy no. Pero no hay nada que te impida prepararte para estarlo y poder realizarlo con todas las garantías de vivirlo como una experiencia única.

Asesorarte, dejarte acompañar y crear equipo, trabajar y entrenar por algo que deseas, con el premio de verte allí donde soñaste son para mi valores de vida, de experiencias.

Da el paso, vive y disfruta las montañas!!

MI AVENTURA, MIS PRINCIPIOS

Vivir mi aventura, hacer un trekking y disfrutarlo. Mi aventura, mis principios, marcan un camino, una opción diferente. Aunque hay otras.

Vivir un trekking como una aventura increíble, podría ser un mantra. En realidad, para mi lo es. Creo que se pueden hacer trekking de forma diferente y que al mismo tiempo sea una experiencia enriquecedora y no solo física.

Es cierto también que has de querer que esto sea así. Es decir tener Actitud, ser pro activo, y porque no, optimista. Parece que en según que foros, esto no está muy bien visto. Como si hubiera que dejarse superar por las situaciones.

Bueno, nada más lejos de mi forma de vivir y ver la vida.

Siempre el vaso medio lleno. Y si algo puede salir bien, saldrá bien. Pongamos todo de nuestra parte.

Pero tengamos criterio y aprendamos de cada situación y de cada persona que se cruce en nuestro camino.

¿ qué principios me gusta seguir?

Mis Principios

No los inventé yo, se los escuché a un alpinista y quedaron grabados en mi cabeza. Así que los adopté y trato de seguir siempre que voy a la montaña. Los comparto con todo aquel que anda conmigo, pues son algo más que ideas.

Mi aventura y mis principios, en realidad son una forma de entender salir al monte, e ir de trekking.

Volver a casa

Claro, que obvio, no?

Todos damos por supuesto que después de salir a la montaña vamos a regresar a casa o al refugio. Y normalmente es así.

Pero hay ocasiones en que perdemos de vista el objetivo, o le damos prioridad a algo que no deberíamos. Y volver a casa ha de ser siempre lo primero.

Hay quién asegura, que esto es una exageración, que ni se le pasa por la cabeza. Eso son cosas de los profesionales que hacen esas cosas imposibles para el resto de los mortales.

Pero no es así. Cada uno en su nivel ha de tener claro que terreno pisa. Para Kilian Jornet correr por una arista a 4.000 mt es algo dentro sus capacidades, y quizá solo se convierte en algo extremo si le sorprende una tormenta allí arriba ( y puede que ni así)

Para los demás, esa arista ya es algo fuera de lo normal, solo realizable con Guía y encordado.

Nuestra integridad física no es algo que pueda entrar en la ecuación de hacer montaña. Partiendo de que el riesgo cero no existe, ya lo sabemos.

Toda actividad supone un riesgo, pero saber donde están nuestros límites, y si nos estamos moviendo fuera de ellos, es algo que hemos de conocer y evitar.

el refugio
Valle de Aosta

Pasarlo bien

No es mala norma a seguir, no?

Si, ya se. Nadie va a la montaña a pasarlo mal. Pero hay ocasiones en que debido a las circunstancias, la situación empieza a ponerse incomoda y ya no lo disfrutamos.

Puede ser la presión de quien nos acompaña, por que en el fondo no nos conoce bien, o antepone sus intereses, y nos lleva a caminar por lugares que superan nuestras capacidades.

Podemos ser nosotros mismos, en aras de demostrar lo valientes o atrevidos que somos.

En cualquier caso, es normal en una actividad encontrar algún momento que exceda de nuestras aptitudes y que eso nos produzca cierto estrés.

La cuestión es si cuentas con las «herramientas» necesarias para reconducir la situación, si eres capaz de renunciar o buscar alternativas al recorrido, si las personas que te acompañan comparten tus mismo valores y forma de entender como disfrutar de la montaña.

Pasarlo bien, ha de estar bien presente en nuestra mente, en nuestra forma de vivir un trekking, mi aventura.

montaña divertida
Dolomitas

Por eso es tan importante con quién compartes el viaje, el trekking. Mi aventura es algo muy especial, que quiero vivir con personas afines, con la misma sintonía y amor por la naturaleza.

De ahí que sea tan importante no comprar guiado por cuestiones como el más barato, o porque es de mi ciudad.

Hacer una selección de compañeros en algo tan especial, no debería sorprender. Eliges a tus amigos, a tu pareja, etc. Porque no con quién has de compartir 24 hr al día, 1 o 2 semanas, lejos de casa?

Mereces pasarlo bien, y todos los detalles cuentan.

La cima

¿Quién no quiere llegar a la cima? ¿o lograr el objetivo del día? ¿terminar la ruta?

Pero está en tercer lugar en mis principios. Porque para mi, ninguna cima vale más que mi integridad física, que volver a casa.

Ni vale más que pasarlo bien y disfrutar del camino, del proceso y de la compañía.

Porque las personas son siempre lo más importante, compartir nos hace más humanos, mejores. No anteponer nuestros deseos ante todo y todos.

Cuando emprendas tu viaje a Itaca
pide que el camino sea largo,
lleno de aventuras, lleno de experiencias.

Ya nos lo decía el Poeta Cavafis, el camino y no la meta es lo importante, todo aquello que nos sucede, que vivimos.

el camino
la amistad
Subiendo a escala el Naranco de Bulnes

Vivir mi aventura, los esfuerzos, nos van forjando como personas, llenando el espíritu y ampliando nuestra forma de ver y entender otra forma de viajar y hacer trekking.

La amistad y los lazos que se hacen en esos momentos compartidos, no son comparables con nada.

Y claro está que si también logramos la cima, las sensaciones se multiplican. La satisfacción del objetivo cumplido, la meta alcanzada, habernos superado, mirar en derredor y soñar con otras cumbres otros caminos, sentirnos vivos.

la cima
Sierra Nevada

Pura vida.